genias.blog

Kitadol Liderazgo Lo último Vida Laboral

Por qué y cómo impulsar el liderazgo femenino en los espacios de trabajo

por: Genias

El siguiente post es parte de los contenidos que mes a mes realizamos junto a Kitadol Forte, en los que te entregamos información útil y valiosa relativa al mundo laboral, liderazgo, autocuidado, empoderamiento femenino, y finanzas.


Según el último Reporte de Indicadores de Género en las Empresas en Chile, las mujeres en Gerencias de Primera Línea alcanzan apenas un 20,7%, mientras que en directorios solo llegan a un 10,5%.

Frente a esta realidad, es fundamental abrir más espacios de discusión en torno a la falta de mujeres en cargos altos o de liderazgo. En esa discusión, hay algunos temas que sobresalen más que otros, como los estereotipos de género, sesgos, ausencia de corresponsabilidad, tanto en empresas como en el ámbito familiar, entre otros.

Pero ¿qué es el liderazgo femenino? ¿Y cómo podemos impulsarlo en empresas y organizaciones (o incluso nuestro lugar de trabajo)? Te contamos a continuación.

 

Liderazgo femenino: Lo que nos enseñó la pandemia

En inglés, existe un término que describe la práctica cada vez más generalizada en empresas de poner a una mujer a cargo de situaciones que necesiten un liderazgo efectivo en tiempos de crisis. Se denomina “Glass Cliff” (“Acantilado de cristal” en español), y se ha extendido cada vez más justamente porque se ha demostrado que las mujeres manejan mejor las crisis que los hombres.

Un estudio demostró que los resultados relacionados con Covid-19, incluido el número de casos y muertes, fueron sistemáticamente mejores en países liderados por mujeres. Un ejemplo de esto fue la gestión de su Primera Ministra, Jacinda Ardern, no solo lograron detener la propagación del virus en su país, sino que también supo transmitir a sus compatriotas la importancia de poner en práctica la amabilidad y contención en tiempos de crisis. 

Casi cada noche, Jacinda Ardern hacía Lives a través de Facebook para contarle a su país cómo debían afrontar la crisis sanitaria, qué medidas se tomarían cada semana, cómo podían cuidarse y, sobre todo, que estaba bien tener miedo o sentir preocupación. 

“Una de las críticas que he enfrentado a lo largo de los años es que no soy lo suficientemente agresiva o asertiva. Tal vez porque soy empática, creen que soy débil. Me rebelo totalmente contra esa idea. Me niego a creer que no puedes ser compasiva y fuerte a la vez.”, dijo Jacinda cuando se le preguntó por su tipo de liderazgo, y las críticas que ha recibido por su estilo más cercano.  

Esto es lo que Tatiana Camps, autora de “Liderar desde lo femenino”, entiende como un enfoque basado en la ​​empatía, mirada sistémica, colaboración, sensibilidad social, innovación y flexibilidad y comunicación directa y organizaciones horizontales.

 

Cómo impulsar el liderazgo femenino sin morir en el intento

Que vivamos en una sociedad más inclusiva, con más mujeres en altos cargos, claramente no depende de lo que cada una de nosotras pueda o no hacer en sus lugares de trabajo, porque es algo que depende en gran medida de las políticas públicas que adopta cada país. Sin embargo, muchas de esas políticas terminan siendo una realidad cuando más mujeres comenzamos a tomar acciones en nuestros propios lugares de trabajo.

No tengas miedo a dar tu opinión o retroalimentación.

Es normal sentir nervios o miedo cuando nos vemos enfrentadas a la necesidad imperiosa de dar feedback a un/a compañero/a de trabajo, ya sea porque nos están preguntando nuestra opinión, o porque sentimos que nuestra opinión podría ser un aporte en la discusión. En esos casos, siempre es buena idea comenzar por los aspectos positivos de cada situación, en lugar de confrontar a la otra parte, y solo entregar comentarios negativos. Honestidad con amabilidad, ¡esa es la clave! 

Normalicemos la flexibilidad de horario de mujeres con hijos/os.

¿A cuántas les ha pasado que tienen que ir a buscar a sus hijos al colegio o jardín, y alguien del equipo pone una mala cara o dice un comentario que señala falta de compromiso por tener que salir? Lamentablemente, este tipo de situaciones son muy comunes, sobre todo en ambientes laborales de equipos donde hay más hombres que mujeres. Pero si queremos ver a más mujeres en puestos de liderazgo, es esencial tener un enfoque más comprensivo y compasivo con la carga de trabajo que la gran mayoría de las mujeres tienen no solo en lo laboral, sino que también en sus casas. 

Empieza a poner en práctica la corresponsabilidad.

Entendida como “la responsabilidad compartida de una situación o actuación determinada entre dos o más personas”, la corresponsabilidad constituye la base de cualquier intento de impulsar el liderazgo femenino en una sociedad. En 2020, un estudio del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales, reveló que, en Chile, casi el 40% de los hombres destinó cero horas a la semana en actividades como cocinar, limpiar o lavar ropa, mientras que las mujeres dedicaron 9 horas semanales más que los hombres a labores domésticas. 

Por: Genias

Somos una comunidad que empodera y acompaña a la mujer en su vida laboral, inspirando, educando, promoviendo contenidos y experiencias, y conectando personas, empresas e instituciones. En Instagram: @genias.cl