Estilo de vida Vida Laboral

Cifra: Los preocupantes números de la salud mental en el trabajo

por:

Según la Primera Encuesta Nacional de Empleo, Trabajo, Salud y Calidad de Vida, realizada el año 2011, el 30,3% de los trabajadores manifiesta una sensación continua de cansancio.

Según el mismo estudio «la Organización Mundial de la Salud indica que la salud mental no es sólo la ausencia de trastornos mentales, sino un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

El 21% de los trabajadores refiere haberse sentido melancólico, triste o deprimido por un periodo de dos semanas los últimos 12 meses, lo cual es significativamente mayor en las mujeres».

 

Encuesta Nacional de Empleo, Trabajo, Salud y Calidad de Vida

 

Preocupadas por este tema, decidimos conversar con la Psicóloga Educacional, Sofía Alliende, para que nos  contara su visión sobre este problema y nos diera algunos consejos para quienes estén pasando por un momento de estrés, cansancio o depresión, provocados por el trabajo.

¿Cuáles dirías tu que son los principales problemas que enfrentan las mujeres en el trabajo, en términos de salud mental?

En términos generales, tienen que ver con sintomatología ansiógena y depresiva. Este es un tema sumamente relevante, ya que estudios han demostrado que la depresión en mujeres es la segunda causa de enfermedad en el mundo (!) después de las enfermedades respiratorias (Dr. Figueroa, Académico del departamento de Psiquiatria de la Pontificia Universidad Católica de Chile).

Dentro de los múltiples factores para este tipo de situaciones, se encuentra la todavía existente desigualdad laboral en términos de remuneración, y la sensación de impotencia y frustración que eso genera en las personas afectadas. Además (y en esto cito a la Organización Mundial de la Salud), la mujer tiene una doble carga de tareas importantísimas, ya que aparte de la ocupación laboral, alrededor del 45% de las mujeres indica que luego de dejar el trabajo debe volver a «trabajar» en la casa, o dejar el trabajo para solucionar algún tema familiar o del hogar (OMS, 2017).

¿Existen políticas/programas o algún otra instancia para que las mujeres puedan tratar estos problemas?

Desde el sector público han surgido varias iniciativas que apuntan a apoyar la inserción laboral de la mujer, especialmente desde el enfoque de permitir que sus hijos se queden por más tiempo en el colegio, o promoviendo prácticas laborales inclusivas. No obstante, no he podido encontrar algo que se encuentre directamente atacando el problema de la salud mental laboral de la mujer para todos los sectores del país. Creo que en esto todavía nos falta muchísimo crecer.

La mujer tiene una doble carga de tareas importantísimas, ya que aparte de la ocupación laboral, alrededor del 45% de las mujeres indica que luego de dejar el trabajo debe volver a «trabajar» en la casa

¿Hay diferencia entre los problemas de salud mental entre una mujer que trabaja en oficina y una independiente?

No tengo conocimiento de evidencia que pueda respaldar una diferencia significativa en este aspecto, pero hay varios factores ligados a la salud mental que van asociados a los trabajos dependientes, como por ejemplo los largos tiempos de traslado al trabajo, los bajos salarios, las largas jornadas o falta de descanso, y la doble tarea que ya mencionamos en el caso específicamente de la mujer.

Ahora bien, hay que considerar que es difícil establecer una causalidad directa entre la salud mental y ser independiente o dependiente, porque hay personas a las que les acomoda más una modalidad u otra (por ejemplo, en el caso de las personas empleadas que prefieren tener estabilidad económica o rutinas seguras), y eso puede ser un factor muy determinante a la hora de hablar de salud mental.

¿Que consejos, tips o herramientas generales se le puede dar a una mujer que está pasando por un mal momento en su trabajo?

Lo más importante es saber por qué está pasando por un mal momento. ¿Es algo que puede cambiarse, o no? ¿La situación complicada depende de ella o escapa de sus manos? Partir por hacerse estas preguntas puede ser una buena idea. Muchas veces tanto hombres como mujeres nos quedamos fijos en una idea y no la cuestionamos, y así nos sentimos víctimas de las circunstancias aun cuando siempre tenemos la opción de actuar. Cuando nos damos cuenta de esto, por lo general podemos ver las cosas con perspectiva y retomar el rumbo.

Es importante también pedir ayuda a personas cercanas (o especialistas) que realmente nos puedan escuchar y contener, porque tomar consejos apurados o «a la ligera» puede ser peligroso en cualquier contexto y el laboral aún más porque suele haber mucho en riesgo. ¡Pedir ayuda es SIEMPRE una opción!

Es importante también pedir ayuda a personas cercanas (o especialistas) que realmente nos puedan escuchar y contener, porque tomar consejos apurados o «a la ligera» puede ser peligroso en cualquier contexto

¿Qué medidas concretas se pueden tomar para evitar este tipo de situaciones?

Si se está empleada, es muy importante considerar el ambiente y políticas laborales como uno de los factores relevantes a la hora de escoger trabajo. También mantener líneas de comunicación abiertas y honestas, pedir ayuda cuando se necesita y ser capaz de tomar conciencia cuando no se es feliz en el trabajo y saber que siempre se tiene la opción; de intentar cambiar las circunstancias dentro del trabajo, o de buscar nuevas oportunidades.

Si se está trabajando de manera independiente, creo que la organización y el orden es fundamental; guardar momentos de descanso, proteger los tiempos para una misma, para la familia o actividades que sean valiosas para cada una. Las redes de apoyo son tremendamente beneficiosas, tener un espacio para compartir experiencias, para aprender del otro, y tener contención ya sea en lo profesional o laboral. Siempre se recomienda hacer alguna actividad física de manera constante, ¡pero que a una le guste! Si correr media hora se convierte en una tortura diaria, entonces no estamos dándole al clavo. Se trata de generar endorfinas en algo que te resulte placentero, desafiante pero también satisfactorio.

Creo que cada vez más, estamos avanzando hacia una cultura del trabajo donde somos más agentes, y tenemos menos miedo a salir de entornos que no encontramos saludables. El trabajo es una actividad que, por lo general, ¡ocupa la mayoría de nuestro tiempo! Por esto mismo, vale la pena cuestionarse de vez en cuando si estamos donde queremos estar y no temer aventurarnos si la respuesta es «no».

Si se está trabajando de manera independiente, creo que la organización y el orden es fundamental; guardar momentos de descanso, proteger los tiempos para una misma, para la familia o actividades que sean valiosas para cada una

¿Y tú? ¿Te has sentido sobrepasada por tu trabajo? ¿Cómo has podido resolverlo?

Somos una comunidad de mujeres creativas que aman lo que hacen. Queremos ayudarte, darte herramientas, datos, y todo lo necesario para que seas feliz y lo pases bien en tu trabajo. En Instagram: @genias.cl