Destacado Inspiraciones

COLUMNA: INDEPENDIENTE Y ATREVIDA. LAS DECLARACIONES DE VIDA DE INA GROOVIE

por:

Me cuesta escribir sobre mí, y no por falsa modestia. Es que se me juntan las fechas, confunden los datos, los lugares donde he trabajado, los amores y las casas. En vidas de gato, ya me eché dos (cuando me descubrieron Diabetes y la semana pasada, cuando por poco salvé de morir atropellada). Pero mi vida es perro. Los amo. Me producen más compasión que la mayoría de los bípedos. Hoy vivo con Chumo: un Westie que es pura cola y felicidad. El afecto no me ha sido esquivo con los humanos, sin embargo. Estuve casada por cuatro años en otra vida, he tenido compañeros durante toda mi vida adulta y lo paso increíble en pareja. Soy de vocación, polola.

Cuando mejor lo paso, es en aquellos momentos de creatividad, donde digo POR LA CHUCHA QUE SOY TALENTOSA. No me da vergüenza decirlo. Mi profesión es Profesora de Lengua Castellana y Comunicación. Hago talleres literarios desde hace 5 años con seres humanos preciosos, con todo tipo de intereses y profesiones. Entre todos hacemos magia. Escribimos hasta sacarnos el corazón. El taller debiera estar cubierto por el AUGE, en verdad.

Soy una afortunada en todo el sentido de la palabra. He trabajado en TODO lo que he amado, durante mis 38 años de vida: fui Dj por 10 años, tuve cuatro programas de radio (uno de ellos, Cocaví, mi favorito), he podido dar clases en la universidad, escribir libros, publicar, ser columnista, y ahora, Directora de Contenidos en Glovox. Somos una productora de experiencias y puedo crear a gusto. Se me olvidaba mencionar que fui promotora del Pastel de Choclo más grande del mundo (premio Guiness) y otras leseras más. La vida es tan extraña. Siempre provee oportunidades. Y si tuviera que contarles acerca de mi experiencia laboral donde justamente los hombres reinan, es que nunca me di por vencida. Durante los noventa, ver a una mujer en las tornas era casi una barbaridad: “¡Qué va a saber mezclar!”, “¡Anda a hacer las camas!”, escuchaba constantemente. Pero me gané mi lugar sola.

No he hecho una carrera desde la victimización: sino desde la competitividad. Ser capaz, independiente, inteligente y librepensadora me abrió las puertas que se le abren a los hombres de manera instantánea. Veo con admiración a tantas mujeres que ocupan los lugares que quieren, porque simplemente QUIEREN. No hay que “tomarse” espacios, porque a nadie le pertenecen de perogrullo. Hay que enaltecer nuestros oficios, hacer las cosas con amor y dejarlo todo en la cancha.

Creo en el poder de los organilleros. Le rezo a mi Tata y a Stevie Wonder. No sé usar Excel y dudo que aprenda. Mis finanzas a ratos son un desastre. Pero me alcanza y vivo feliz. Porque hago lo que amo y amo lo que hago. En otra dimensión soy sommelier, pero en ésta, sólo bebo vino para celebrar el milagro de estar viva.

Somos una comunidad de mujeres creativas que aman lo que hacen. Queremos ayudarte, darte herramientas, datos, y todo lo necesario para que seas feliz y lo pases bien en tu trabajo. En Instagram: @genias.cl