Destacado Inspiraciones

COLUMNA: MAIDA MAINO Y EL LARGO CAMINO PARA CONSOLIDAR DEPTO 51

por:

Yo nunca pensé en ser emprendedora ni en tener mi propio negocio. No vengo de una familia empresaria y la palabra “emprendedor” no estaba de moda cuando estudiaba en la Universidad (por allá en el año 2006). Estudié Comunicación Audiovisual en la PUC porque pensé que era la mejor forma de combinar mi mente creativa y estética con mis intereses en áreas más humanistas como la historia, el periodismo y la literatura. No me destaqué en mi carrera, por eso hoy soy una fiel creyente de que tu carrera jamás va a determinar tu futuro. Trabajé algunos años como productora ejecutiva con el director de cine Matías Lira, que me enseñó todo sobre el esfuerzo, la lucha y la importancia de las relaciones humanas.

En el año 2010; tenía 25 años, estaba recién casada y armando mi primer departamento con Nico (mi marido y el mejor socio ever). En esa época no había Pinterest, y las ideas y fotos inspiracionales se guardaban en carpetas, en el disco duro del computador. Conversando en un camping y tomando los comentarios de varios de nuestros amigos que quedaban “maravillados” con la decoración de nuestro departamento, se nos ocurrió crear un blog para hablar de las cosas que nos gustaban e inspiraban. Le pusimos Depto51, porque era el departamento en el que vivíamos.

Foto: Más Deco

El blog se empezó a hacer famoso rápidamente. Era la época del boom de éstos, y en pocos meses nuestros amigos hablaban de él, las revistas hablaban de él y empezamos a tener mucho tráfico. Estábamos en el año 2011. Nadie conocía Instagram, no existían los embajadores ni influencers, no había Whatsapp y nosotros pensábamos en cómo ganar plata con un blog. Le escribimos a muchas marcas ofreciéndoles banners en Depto51. Nadie nos pescaba, pero al mismo tiempo nos dábamos cuenta de que vivir de un blog con banners era misión imposible. Por eso decidimos aprovechar nuestro tráfico y hacer una tienda online, el año 2011, cuando yo creo que ni el Jumbo vendía por internet. Sabíamos que el e-commerce tenía futuro, pero nunca pensamos que tanto. Lo que ha pasado después de eso es historia… Cada día me sigo impresionando de la cantidad de gente que conoce Depto51 y de la cantidad de seguidores y clientes que tenemos.

Entre el 2011 y el 2018 han pasado millones de cosas, siempre creciendo pero hemos atravesado momentos muy, muy críticos. Para mí una de las claves de lo que hoy es Depto51, es la transparencia. No tenemos secretos, mi cara está en la página web y todos saben quién soy. Eso da confianza. Hemos incorporado nuestra forma de pensar en lo que vendemos. Otra cosa que hemos hecho bien es sacarle partido a las limitaciones. Nunca hemos tenido capital para crecer, pero todos los años crecemos más que el anterior. Lo pensamos mil veces antes de contratar a alguien, sólo lo hacemos si es que es extremadamente necesario y cuando alguien se va, no se reemplaza altiro. Intentamos ver si es que podemos funcionar sin él/ella. Y así con todo.


Foto: Más Deco

Y aquí empieza la segunda parte de esta columna, esa donde te cuentan el lado oscuro de las cosas, de las que pocos hablan pero todos se quejan. Emprender es duro, es incomprendido, es desafiante. Es como mantenerse flotando sin saber nadar. Hay días en los que siento que estoy cambiando el mundo, y otros, donde siento que todo es bullshit, que debería buscarme una pega y emplearme rápido. He tenido que pasar por muchas experiencias duras como emprendedora: despedir a gente, dejar de lado excelentes ideas, rechazar proyectos interesantísimos, endeudarme más de lo que me hubiera gustado, hacer malabarismo con los recursos que tenemos, fracasar más de una vez, dejar ir a clientes descontentos y ufff, cuánto más.

Sin embargo, por el otro lado, he aprendido tanto, que creo que en ningún posgrado, MBA o doctorado podría haber llegado a aprender el 10% de lo que sé hoy. Hoy creo que soy una mujer que puede hacer todo lo que se proponga. Me impresiona cómo he logrado distribuir mi tiempo en la infinidad de tareas de mi día a día y la cantidad de sombreros que me puedo poner al mismo tiempo: mamá, jefa, community manager, directora creativa, encargada de marketing, redactora de contenidos, experta en e-commerce y tanto más.

Cuando me piden algún consejo a partir de mi experiencia siempre digo que la paciencia es la clave. Los negocios nunca funcionan en dos años, los éxitos no son de la noche a la mañana y gana sólo el que aguanta. En Depto51 somos líderes porque llevamos más de 7 años aguantando. Y porque amamos mucho lo que hacemos. Creo que la mejor parte de emprender es esa, cuando puedes ver que estás viviendo de tu trabajo soñado, de lo que más te gusta hacer en la vida.

                                                                                    Foto: Las Últimas Noticias 

Y a propósito de aguantar y amar, siempre me preguntan cómo es trabajar con el marido y aquí yo le quiero dedicar un párrafo especial a la persona más emprendedora que conozco: Nico. Él, al revés que yo, lo lleva en la sangre. Siempre supo que este era su camino y nunca, ni por un segundo, ha dudado de esta decisión. Es la persona que me hace creer en mí misma, que conoce mis capacidades y me ha hecho ser una verdadera emprendedora. Es el socio que a cualquiera le gustaría tener: ultra riguroso, pero comprensivo y siempre dispuesto a conversar y mejorar. Cuando me preguntan cómo es trabajar en pareja, siempre digo que es tan natural como criar hijos. Cada uno tiene sus responsabilidades, nos compartimos las tareas, a veces discutimos, pero al final del día nos encanta hablar de lo que estamos haciendo y lo que vamos a hacer mañana. Yo ya encuentro más curioso NO trabajar en pareja jajaja. Depto51 es algo que nos apasiona tanto, que no es un trabajo: es una aventura, es algo que hemos creado juntos y con el que tenemos grandes expectativas.

Somos una comunidad de mujeres creativas que aman lo que hacen. Queremos ayudarte, darte herramientas, datos, y todo lo necesario para que seas feliz y lo pases bien en tu trabajo. En Instagram: @genias.cl