Destacado Entrevistas

Catalina Infante: renovadas ideas, clara ejecución y mucho amor en la industria del libro

por:

Conversar con ella fue muy enriquecedor. Refleja tranquilidad, mesura y tiene muy claro que para emprender hay que saber cual es la brújula y el motor. Inmersa desde siempre en el mundo de los libros,  ha hecho una gran carrera en esta industria, aportando como escritora, editora y empresaria. Muchos talentos para una mujer que logra el equilibro con meditación, conectada con la naturaleza y que se declara obsesionada con regar y cuidar sus plantas.

Nombre: Catalina Infante

Estudios: Literatura, Edición de libros y Periodismo Escrito.

Trabajo Actual: Socia en Librería Catalonia y Editora en la Editorial Catalonia.

Página Web: https://www.catalinainfantebeovic.com/

                          http://www.libreriacatalonia.cl/

Instagram: @libcatalonia

 

1. Cuéntanos un poco de tu carrera y como llegaste a ser una de las socias de la Librería Catalonia.

Yo estudié literatura, siempre quise ser escritora. Desde chica estuve vinculada a los libros, mi mamá tenía esta librería y mi papá era editor. Siempre me gustó la literatura, y cuando elegí la carrera, no lo dudé porque era lo que más me interesaba. En algún minuto quise seguir una carrera académica -porque en ese minuto era la salida de Literatura, uno no estudiaba para ser editor o escritor- pero nunca me gustó la academia. Me fui a estudiar a España un Magíster de Literatura Comparada, y me di cuenta de que no quería seguir haciendo tesis tras tesis, ni haciendo clases.

Volví a Chile y trabajé en muchas cosas, como profesora de un colegio, correctora en el diario, y después me puse a hacer un proyecto con mi papá en la Editorial Catalonia. El proyecto era una colección de libros infantiles con Sonia Montecinos, que es Premio Nacional de Ciencias Sociales. Ahí me metí de editora y escritora, y me encantó hacerlo, me gustó mucho el proyecto, y a los libros les fue super bien, se leen en los colegios con muy buena acogida. Ahí le agarré el gusto y empecé a hacer libros infantiles por proyectos. Trabajaba en la editorial como editora, y me gustaba mucho ese trabajo.

Entremedio de eso estaba la librería de mi mamá. Ella murió hace mucho tiempo y mi papá la tenía un poco como por cariño, pero nadie se hacía cargo, se mantenía así misma y estaba media botada. Tuvo su auge en los 90, pero después que murió mi mamá, la librería fue decayendo.

En algún minuto se planteó la idea de cerrarla, pero yo dije que me hacía cargo, era más chica pero tenía un vínculo muy fuerte con ese lugar y no quería perderlo. Me empecé a meter en ese mundo sin saber mucho del negocio de los libros, me gustaba la industria, pero desde el otro lado, nunca me hubiera imaginado a mi como una empresaria; y todavía me cuesta eso, es como una lucha.

Mi hermana chica cuando salió de la Universidad también se empezó a hacer cargo, ella estudió Administración de empresas y ve toda la parte comercial. Yo veo más la adquisición de libros, el marketing y eventos en la librería.

Librería Catalonia

Mi carrera de editora y lo de dueña de la librería fue creciendo paralelo, se complementan, pero tuve que decidir, y la librería le ganó a la editorial. Todo fue cuando la librería se inundó (inundaciones en Providencia en Abril del 2016), ahí fue cuando ya no lo vimos solo como el espacio donde podíamos hacer cosas creativas y que se mantuviera solo, sino que nos teníamos que hacer cargo y tomar una decisión.

Lo de la inundación fue muy difícil y creíamos que perdíamos el espacio, todavía lo vemos difícil porque no nos han pagado. Quedamos con una pérdida de $100 millones, y una pérdida de ese nivel para un emprendimiento, es como absurdo.

Y ahí con mi hermana decidimos jugárnosla por ese espacio, nos independizamos de la editorial, creamos una sociedad, invertimos y dejamos de lado otros proyectos. Además, tenemos una segunda librería en la casa donde está la editorial, es más tranquila ya que es una librería de barrio, pero donde también generamos el espacio para hacer muchas coas entretenidas. De la editorial me alejé, hago solo un par de libros al año. Los libros que he hecho han sido ilustrados como El Diario de un Solo de la Cata Bu, Gay Gigante de Gabriel Ebensperger y el último fue el de las Mujeres Bacanas.

 

 

2. A pesar de que le dedicas más tiempo a la librería, eres escritora y editora. ¿Cómo se hace para dividirse y hacer tantas tareas?

Todo el tiempo compiten, porque me gustan las tres. Es difícil, es como tener tres pololos y con alguno te tienes que casar jaja. Por ejemplo, ahora voy a sacar un libro y requiere que me concentre, ya lo tengo medio hecho, pero tengo que trabajar en él, y eso significa quitarle mucha energía a otra cosa. Es una constante pelea, pero siempre se logra, disfruto todas y no quiero dejar ninguna.

Libro escrito por Catalina

3. ¿Como ves el rol de la mujer en la industria editorial y de las librerías?

El rol de la mujer en el editorial es super fuerte, hay hartas mujeres en la industria. Quizás porque es una pega bien introspectiva, hay que saber estar en ese espacio del mundo interior. Editar es un trabajo de mucha concentración, soledad, silencio y también tienes que estar leyendo constantemente, y eso es algo bien femenino. En Chile hay muy buenas editoras, las grandes editoriales tienen a grandes editoras, y hay varias que yo admiro muchísimo.

Ahora el mundo de las librerías es mucho más comandado por hombres, tampoco es una competencia, somos pocas librerías que tenemos perfiles distintos y nos complementamos.

Me encanta que nuestra librería sea liderada por mujeres jóvenes y que sea femenina. Estamos haciendo un aporte, para hacer una librería más cercana, real, cálida y que sea un lugar acogedor.
Nunca me han gustado las librerías en Chile, vengo de algo muy privilegiado donde siempre tuve acceso a muchos libros. Para mí los libros no eran una aspiración ni de clase ni intelectual, me leía libros buenos, malos, light, densos, daba lo mismo, era parte del que hacer. En Chile tienen muchas cargas sociales y culturales, muchos sienten que el libro te va a dar un estatus. No me gustan las librerías como si fueran un lugar sagrado, con tanto silencio, y solo para intelectuales. Encuentro que la gente tiene derecho a leer lo que quiera, lo importante es que lean porque es un ejercicio que es muy rico, es de soledad, de estar solo tú y es de cultivar tu mente.

4. ¿Tuviste miedos al emprender? ¿Cuáles fueron?

Al principio no, porque uno lo hace sin saber mucho en lo que se está metiendo. A medida que vas avanzando, hay unos minutos de angustia en que dices chuta esto es plata real y las pérdidas son reales. La realidad a veces angustia, pero me gustó un poco esa adrenalina de sentir que hay algo que uno no maneja. Emprender es un caos diario, pero que al final igual se resuelve. Siempre hay dudas y contradicciones, pero cuando hay pasión eso es superior.
Tengo un grupo de amigas donde todas son emprendedoras, y ese estado es algo que compartimos todas. Es tirarse un piquero, estas estresada, trabajas mucho más, le dedicas fines de semas y postergas cosas. Requiere un tiempo de mucho trabajo, pero al final del día es muy satisfactorio y gratificante.

Mujeres Bacanas: Uno de los libros editados por ella

5. ¿Dónde trabajas físicamente? ¿Qué es lo que más te gusta de ese espacio?

Trabajo en mi casa cuando tengo que estar sola, tengo una oficina en la editorial que comparto con mi hermana y ahí trabajamos harto, y también trato de ir a instalarme a las dos librerías y trabajar desde ahí.
De mi oficina en la editorial, lo que mas me gusta es el vínculo con ese lugar. Mi papá compró esa casa hace mucho tiempo y la editorial funciona ahí hace 15 años, por ende, es como mi casa. Lo que más me gusta es eso, que lo siento como mi casa. La apropiación del espacio es algo que me encanta, y ojalá que eso pudiera tener todo el mundo en el trabajo porque uno pasa muchas horas ahí. También me gusta la gente que trabaja, nos llevamos muy bien, tenemos un gran vínculo ya que nos conocemos hace años.

Casa de la Editorial Catalonia

 

6. Que es lo que te gusta hacer cuando llegas a tu casa después de un largo día de trabajo.

Me gustan mucho las plantas, este último año me he obsesionado harto y tengo varias, disfruto cuidarlas y regarlas. Tengo una perrita y me gusta pasear con ella en el parque, porque también me gusta mucho estar conectada con la naturaleza.
También intento meditar harto, es una herramienta que me ayuda mucho. Creo que una herramienta para el emprendedor es de vaciar la cabeza, a veces cuando la presionas demasiado no das cabida a las ideas, ni a resolver nada. Muchas veces estás como fundiendo un motor. Cuando siento eso trato de meditar o hacer algo meditativo.
Puede que haya gente a la cual no le sirve estar sentado en silencio, pero si le puede servir regar plantas, ir a un parque, dibujar, pintar, hacer cosas manuales o deporte, todo lo que sea del cuerpo.
Si uno lidera un negocio o eres el creativo de tu empresa, esa cabeza tiene que estar bien, se tiene que limpiar, tiene que estar sana. Por eso también me importa que nuestro equipo en la librería tenga su espacio, y apoyarlos en sus proyectos.

7. ¿Cuál es la lección más grande que has aprendido de administrar tu propio negocio?

La importancia de la estructura. Venía de un mundo más artístico, más volado, más caótico y yo renegaba mucho del orden, y he tenido que aprender que el orden es muy necesario. Hay cosas que tengo que hacer en Excel sí o sí. La lección más importante es instruirme en ese equilibrio, algo definido, pero espontáneo.

Libro escrito por Catalina

8. ¿Qué consejo le darías a alguien que quiere emprender?

Que es super importante saber muy bien porque lo hace, la energía inicial es lo que va a mover todo. Todo el resto no es nada, se arregla, se soluciona, pero hay que tener un sentido, entender cuál es el motor, saber porque estás haciendo lo que estás haciendo, conocer la brújula. Cuando eso es fuerte, te vas adaptando y superando las dificultades.

[ssba-buttons]

Me encantan las manualidades, los proyectos DIY, las celebraciones y las mesas lindas. Trabajé en empresas, tuve mi emprendimiento, trabajé en uno, y ahora asesoro a emprendedoras para que puedan concretar sus ideas y hacer lo que aman. Soy viñamarina, ingeniero comercial y periodista, fundadora de Genias y mamá de Elisa y Emilio. En Instagram: @jimezapata