Destacado Vida Laboral

Consejos para trabajar de forma independiente (Parte I)

por:

Hace tres años tomé la decisión de dejar mi trabajo “formal” como periodista e independizarme. Lo hice con el objetivo de potenciar el blog como proyecto creativo (quizás una idea no muy concreta), y en que quería vivir un estilo de vida diferente, fuera de una oficina, de los horarios establecidos, con mayor libertad y tiempo.

 

Constantemente recibo preguntas sobre cómo es la vida independiente, cómo se logra, qué se necesita, etc. No tengo una respuesta clara ni la pócima mágica, sólo mi experiencia que incluye altos y bajos. Por lo mismo, todo los consejos que les entregaré se basan, exclusivamente, en ella.

 

Considero, además, que es importante mencionar el contexto personal al momento de mi renuncia: viviendo en pareja y sin hijos. Esto sólo lo aclaro para entender en qué situación estaba al momento de enfrentar este cambio, y no tiene que ver con juicios valóricos o con lo que es mejor o peor en estos casos.

 

Los consejos estarán divididos en diferentes post, porque hay muchas cosas que me gustaría compartir con ustedes, pero escribirlas todas en uno sólo sería eterno. Esta primera parte reúne aquellos que considero son más relevantes antes de lanzarse al mundo independiente.

 

Así que, vamos a ver!

 

1.- ¿Por qué quieres ser independiente?

 

Sea cual sea la razón es importante saber por qué estás tomando esta decisión. ¿Es para iniciar un proyecto propio? ¿Quiero llevar un estilo de vida diferente? ¿Lo hago por necesidad?

 

Recuerda siempre tu respuesta porque es una forma de mantener claro tu objetivo y no perderte en el camino.

 

2.- Define un plan, hacia dónde quieres ir

 

Al emprender el camino de la independencia laboral hay cosas que son mejores definir previamente, como qué es lo que quiero y hacia dónde voy a apuntar. Tener claros tus objetivos desde el comienzo te ayudará a seguir una línea en un proceso que, muchas veces, es confuso.

 

Para eso, haz una carta Gantt con las diferentes tareas y tiempos que dedicarás a cada una. Busca referencias, estudia el mercado, asesórate y aprende.

 

3.- Junta un poco de dinero

 

Esto es muy importante. Cuando yo tomé la decisión de renunciar no lo hice inmediatamente, sino que esperé un tiempo hasta juntar dinero y tener un “colchón”, en caso de que las cosas fueran difíciles al comienzo. Sé que para algunos la alternativa de ahorrar no es tan fácil, pero si pueden hacerlo entonces no lo duden.

 

Para esto, calcula tus gastos mensuales y define la cantidad que necesitas para vivir con un ingreso mínimo durante el tiempo que consideres pertinente.

 

4.- Conversa con tu familia y amigos

 

Habla con tus cercanos sobre tu decisión, cuéntales y explícales por qué la estás tomando. Quizás algunos te dirán que estás loco/a y otros te apoyarán, pero hazlos parte de este proceso. Recuerda que nuestras acciones repercuten en quienes tenemos cerca, y en este caso, probablemente, necesitarás mucho apoyo y comprensión de tu familia, amigos y/o pareja.

 

5.- Hay gente que, quizás, nunca te va a entender

 

Hasta hoy existen personas que no entienden qué es lo que hago, que no es un trabajo real y que es sólo un juego. Ok. Te escucho, pero no lo internalizo.

 

Probablemente recibirás muchas críticas. Toma las que para ti sean constructivas y no te calientes la cabeza con comentarios mala leche y carentes de amor. ¡No lo necesitas!

 

6.- Asume que los primeros meses serán duros

 

Para mí lo fueron y diría que incluso lo fue todo el primer año. Yo cometí el error de no tener un plan claro (consejo #2), me costó mucho definir qué es lo que quería hacer, di muchas vueltas y sufrí por eso.

 

Cuando nos independizamos tenemos todas las ganas de que nuestro proyecto resulte, empezamos con todo el power y nuestras expectativas, ciertamente, son altas. Por lo mismo, comprende que las cosas no siempre resultan como las tenemos planeadas, posiblemente te cueste el doble o te des cuenta que el camino que pensabas era el correcto, no lo es. Asumir estas dificultades y estar preparada/o para enfrentarlas, te harán el camino más fácil.

 

7.- Deja atrás el miedo y cree en ti

 

Muchas veces me vi nublada y sobrepasada ante el miedo. Enfrentarme a situaciones desconocidas me paralizaba y no me dejaba avanzar.

 

El miedo tiene esa capacidad de confundirnos, de buscar excusas, de detenernos y de, finalmente, creer que lo que estamos haciendo no está bien. Trata de sobreponerte, asúmelo como parte del proceso, analiza por qué eso te causa temor, trabájalo y sigue adelante.

 

Esos son los consejos de esta primera parte. Considero que son los más importantes en la etapa previa a dar el paso de la independencia. Espero que les sean útiles y puedan ayudar a quienes están en esta etapa tan bonita/nerviosa.

 

¿Y ustedes? ¿Qué otras cosas consideran que son importantes antes de independizarse laboralmente? Me encantaría leer sus experiencias.

 

Cariños, Cony

Hola! soy Cony de La Vida en Craft, estudio creativo para empresas y emprendedores en los que podrás encontrar contenido escrito, fotográfico, audiovisual y talleres. Estaré acompañándolas en Genias con algunos post de emprendimiento, la vida independiente y quizás algo más :) Disfruto del diseño, la comida, de los perros y caminar. Ah, también soy periodista. En Instagram: @lavidaencraft